Fideicomisos

¿Cómo funciona un Fideicomiso?

El Fideicomiso, como figura legal regulada por las leyes mexicanas, es una relación jurídica entre una persona denominada Fideicomitente y otra denominada Fideicomisario, con base en la cual el Fideicomitente aporta bienes de su propiedad a un tercero imparcial, el Fiduciario, para que éste los administre y dé cumplimiento a los fines que el propio Fideicomitente establece, mismos que generalmente derivan en determinados beneficios en favor del Fideicomisario, una vez que se cumplan las condiciones previstas por el primero.

El Fideicomitente y el Fideicomisario pueden ser una persona física o moral, o varias de ellas; el Fiduciario es siempre una institución financiera autorizada por la ley para constituir y administrar Fideicomisos, y es el responsable de garantizar el cumplimiento de las obligaciones que el Fideicomitente ha establecido en favor del Fideicomisario.

¿Qué tipo de bienes puedo aportar al Fideicomiso?

Los bienes que el Fideicomitente puede aportar al Fideicomiso son todos aquéllos que tienen un valor monetario:

1.Bienes inmuebles

2.Acciones empresariales

3.Cuentas bancarias

4.Fondos de inversión

5.Joyas

6.Obras de arte

7.Instrumentos que contienen derechos al cobro

8.Vehículos

¿Qué es un Fideicomiso de Garantía?

Es una figura jurídica con base en la cual los bienes que se han aportado al propio fideicomiso tienen el único objetivo de garantizar el cumplimiento de las obligaciones determinadas por el Fideicomitente, es decir, el titular, de esos bienes.

¿Qué tipo de fines u obligaciones pueden garantizarse con los bienes aportados a un Fideicomiso?

Uno de estos fines puede ser la educación de los hijos. Vamos a a ver un ejemplo:

Digamos que Alonso es un padre de familia que quiere garantizar que sus hijos reciban educación profesional y de posgrado en una universidad de otro país, y que los gastos por concepto de colegiaturas, materiales educativos, prácticas profesionales, traslados, viajes y la estancia en donde se ubica dicha universidad, estén cubiertos puntualmente cuando llegue el momento de que sus hijos inicien su carrera universitaria.

Para lograr estos fines, Alonso acude a CH Capital que es una institución financiera autorizada legalmente para constituir y administrar fideicomisos, y solicita la creación de un Fideicomiso Educativo.

En este caso el padre de familia en su carácter de Fideicomitente aporta a este Fideicomiso varios locales comerciales ubicados en la ciudad donde reside, e instruye al Fiduciario (CH Capital) para que el monto por concepto de la renta mensual de los locales las mantenga dentro del Fideicomiso y con ellas establezca un fondo de inversión con el cual garantice el pago de las obligaciones económicas relacionadas con la educación universitaria de cada uno de sus hijos.

Alonso (Fideicomitente) establece que sus hijos recibirán un número igual de los locales comerciales que ha aportado al Fideicomiso una vez que concluyan un posgrado y que, en caso de no concluirlo, no tendrán derecho a recibirlo y pasarán al hermano que sí concluyó.

CH Capital deberá garantizar el cumplimiento de estos fines, de manera transparente, puntual y estricta.


Mas información →